Make your own free website on Tripod.com

SULLANA NOTICIAS - EL TALLÁN INFORMA

INFORMATIVO QUINCENAL DE SULLANA

NUESTRA CARÁTULA

CULTURA

GEOGRAFÍA

ARCHIVOS

ENLACES WEB

Nº 3 - PRIMERA QUINCENA DE FEBRERO - 2007

EDITORIAL: EL CENTRO DE CONVENCIONES

TOLERANCIA CERO: LA BURLA Y EL DESPRECIO A LA VIDA DE LAS PERSONAS

¿UN COLISEO CERRADO DENTRO DEL ESTADIO?

MUNICIPALIDAD REALIZA COBROS INDEBIDOS

NOS ESCRIBEN

ANA PAULA ALLENDE MOYA

LAS CUCHARAS

 

TOLERANCIA CERO:

LA BURLA Y EL DESPRECIO A LA VIDA DE LAS PERSONAS

ESCRIBE: LUIS GARNIQUE ORTIZ

El transporte terrestre de personas, de acuerdo a la Ley General de Transporte, es un servicio público. En consecuencia se debe exigir una prestación bajo condiciones de seguridad, puntualidad, higiene y comodidad, cualidades mínimas que la autoridad competente debe exigir, pues de no ser ello así se afectan DERECHOS FUNDAMENTALES DE LA PERSONA, protegidos, como son: la defensa de la persona, el respeto a su dignidad, el derecho a la vida, a su integridad física, y no ser sometido a tratos humillantes.

Para la protección de esos derechos, en el servicio de transporte, el Estado ha puesto limitaciones, mediante normas reguladores, con el propósito que tales servicios se hagan sin afectarlos, vía autorización previa o concesión; tal como ocurre con el Reglamento de Administración de Transporte Terrestre, en el cual precisa las competencias de cada una de las autoridades comprometidas.

Luego, es la autoridad quien debe exigir el cumplimiento de dicha disposición y el prestador del servicio, cumplirlas, en lo que se refiere a las características de los vehículos, la infraestructura y organización requerida para la prestación del servicio.

Lamentablemente en nuestra Región, el transporte público de pasajeros no reúne los requisitos de idoneidad señalados, y que será materia de otros comentarios, pero anticipamos, esta falta de exigencia, ha permitido que se produzcan lamentables y trágicos accidentes automovilísticos generados por "transportistas", con pérdida del más preciado patrimonio: la vida humana.

Es necesario, pues, desde esta tribuna levantar la protesta enérgica, exigiendo a la autoridad el cumplimiento de sus deberes y funciones, y a los seudos transportistas, el respeto por los valores y las cualidades de las personas usuarias. Anticipamos, el Ministerio de Transportes, anunció y nunca aplicó en las rutas hacia y desde Sullana, la denominada acción de control TOLERANCIA CERO. Preguntamos, ¿qué razón tuvo la autoridad de transportes para no ejecutarlo?, si dicha acción de control, se anunció que era de aplicación en todo el territorio patrio.

Esta interrogante, exige una pronta y transparente respuesta, puesto que los servicios de transportes interprovinciales de y hacia la provincia de Sullana, RESULTAN SER NO IDÓNEOS, y por el contrario SON DEFICIENTES, prueba de ello la vida obsoleta y el mal estado de sus unidades vehiculares, o la prestación con unidades no autorizadas.

¿Estamos de acuerdo?, sino le pedimos se nos refute, pues obra en nuestro poder la suficiente documentación que así lo demuestra y que repetimos lo entregaremos en nuestra próxima edición, para que conozca la máxima autoridad del Ministerio de Transportes, en uso de nuestro derecho de participar en los asuntos públicos.

Exigimos esa pronta respuesta, pues, las autoridades de transportes, son conscientes de la magnitud de riesgo a que son sometidos los más de veinte mil usuarios que diariamente usan de transporte terrestre, en vehículos de empresas, que de formales solo tiene el nombre y la autorización, ya que un alto porcentaje de ellas, con escasísimas excepciones, operan con vehículos que no responde a las exigencias de operatividad, de seguridad, de comodidad y de higiene, lo más grave se trata de vehículos que no forman parte de la flota vehicular autorizada.

El último accidente de tránsito, que ha enlutado a familias de Sullana y de Paita, (fallecieron 10 de 14 ocupantes de un auto) ocurre, justamente por las deficiencias antes señaladas. Luego, hoy en día viajar, importa el riesgo que podría sufrir en la integridad o en la seguridad personal. Se ha puesto a pensar, como los prestadores del servicio de transportes: desprecian su dignidad y su seguridad. Basta, pues, de atropellos, defendamos la vida y nuestra dignidad, exijamos respeto.

VOLVER A PÁGINA PRINCIPAL